header blog

sábado, 27 de febrero de 2010

so FUCKING BORED

estoy super aburrida, asi que les voy a dejar un pedacito de un fic de originales que estoy escribiendo, si lo leen, mejor para ustedes

Dark [k]nights capitulo 1: el grupo de las damas visual kei

Ty Lareen era un chico como todos los demás, un chico común de 15 años. Jugaba en la calle, parrandeaba e iba a fiestas con sus amigos de la secundaria.




Ty era normal hasta que por un golpe en la cabeza debido a una pelea quedo ciego



Desde hacia un año no veía, y por eso estaba completamente desanimado. Sus amigos le habían abandonado a su suerte, y mucha gente le odiaba. Por eso sus padres decidieron mudarse a San Francisco

Su madre era una rubia de ojos azules, Susan Samarah, con la cual guardaba un parecido asombroso a pesar de ser hombre, y que el color de cabellos y ojos lo había sacado de su padre, Andy Lareen, un abogado castaño de ojos grises, quien se había casado con su secretaria luego que esta se divorciara, y obtuviera la custodia de su único hijo.

Así que tenia un medio hermano, Julius Sharp, que el clásico rubio idiota popular de todos lados. El era igual a su padre, pero con el cabello y ojos de Susan



Volviendo con ty, al llegar, la mudanza estaba hecha y lo único que hizo fue ir y acostarse en su amplia cama en su cuarto en planta baja, ya que sus padres temían que cayese por las escaleras dada su condición.



Ya mañana tendría que ir a la escuela y se le asignaría un alumno de su mismo curso para que le ayudase con las cosas. Seguramente seria un pelmazo como todos los que se ofrecen (o los obligan de forma coercitiva) a ayudar.



Se dio la vuelta quedando boca abajo, sollozando por su suerte sobre la almohada, total, sus padres deberían de estar durmiendo, y desde el otro piso nadie escucharía sus llantos





Al otro día, se levando, completamente desanimado, su madre le ayudo a vestirse y a comer, para luego subirlo al Porsche rojo que tenían estacionado en la puerta, para luego dejarlo en frente del instituto Truman, donde estaría viviendo a partir de ese día hasta fin de año



-oh cariño, vendré a visitarte en cuanto pueda, cualquier cosa, llama a papa o pídele a Julius- abrazo a su hijo afectuosamente para, luego de dejarle en el despacho del director, irse a su trabajo como enfermera.



-así que tu eres el famoso ty, eh?- al joven la voz del hombre no le sonaba como el clásico director gordo y calvo que todos se imaginan, era la voz de alguien sino joven, no superaba los 40.



-si señor- respondió escuetamente- el director ríe quedamente y por lo que tyler intuyo, gesticulo a alguien a que entrara, ya que luego se escucho el ruido de la puerta del despacho del director siendo abierta



-Laurie, este es Tyler, tu serás su guía y compañero de cuarto durante este año- delante del castaño estaba parado un chico de apariencia demasiado femenina, casi 10 centímetros mas bajo que Tyler, de tez casi mortecina y cabello de color negro y verde. Lo que mas resaltaba en el, cosa que Ty no veía, era que tenia un ojo marrón y otro celeste casi gris.



-un gusto- dice al castaño y estrecha su mano, para luego retirarla rápidamente, y sacar una caja de toallas higiénicas del bolsillo y limpiarse las manos, cosa que el joven no vio pero el director Desmont Jacques si, y le dirigió una mirada desaprobatoria.



-bueno, Willer, ve y muéstrale… eh, llévalo a dar un paseo por el lugar- se corrigió el director un poco avergonzado al recordar la ceguera del chico Lareen



Caminaron durante un rato, ambos sin decir nada, hasta que Laurie lo levo con un grupo de chicos, un pelirrosa y un rubio de mechas rosadas, todos de estatura menor al castaño, que tenían cortes de cabello extravagantes y peinados locos



-este enano, el mas bajito de todos, es Justine Stephens, mi mano derecha, así que cuenta con el, T-boy- comento Laurie ayudando a que ty pudiera estrechar la mano con el de cabellos rosas, al cual ty le llevaba una cabeza.



-este es mi primo Julie McAlcott, es un rubio idiota, pero es buena gente- el mencionado le golpeo la cabeza y luego rió



-hola, bienvenido al colegio… ¿en serio no ves?- pregunto el de los ojos marrones, y el que le pegó por tener poco tacto esta vez fue Justine.



Ty sonrió apesadumbrado –de hecho no, nada, supuestamente es por el trauma en la cabeza… así que los doctores no están seguros de si vuelva a ver algún día o no- Julie se rasco la nuca, avergonzado

No hay comentarios:

Publicar un comentario